Kreatico
La importancia de un buen logotipo
07Nov

La importancia de un buen logotipo

El logotipo es una pieza vital de la imagen corporativa de tu empresa por la que tus clientes potenciales identificarán tu marca en todas las ocasiones y nos permita diferenciarnos de la competencia.

Nos ayuda a construir nuestra identidad y que manda un mensaje al mundo sobre qué es lo que hacemos y cómo lo hacemos ya que va a ser nuestra carta de presentación definitiva.

¿Cuándo debo cambiar mi logotipo?

  • El logotipo actual se diseñó de manera casera un editor de textos como word, un programa muy básico como power point y no tiene una calidad profesional. Si tu empresa crece, tu logotipo tiene que poder acompañar su crecimiento. Pero si en su momento fue diseñado de forma casera sin los programas adecuados, te acabarás encontrando con muchos problemas.
  • Has usado como logotipo una imagen o dibujo que no está vectorizado y ahora te estás encontrando con inconvenientes a la hora de poder usarlo en diferentes formatos y tamaños.
  • Tu logo se ha quedado desfasado, tiene un aire anticuado y no sientes que refleja ya bien los valores de tu marca. Empresas importantes como Cocacola o Apple, han rediseñado sus logos a lo largo de los años para modernizarlos y adaptarlos a los gustos actuales.
  • No te sientes a gusto con la imagen de tu marca. Nuestra falta de experiencia puede hacer que nos equivoquemos cuando estamos empezando a emprender. Según vaya pasando el tiempo, te puedes dar cuenta de que el logo que elegiste no te representa.

Características de un buen logotipo

  • Debe de ser sencillo y asi transmitir claramente nuestro mensaje como marca.
  • Debe de ser original, fácilmente recordable e identificable. La idea es diferenciarse del resto para que nuestra marca destaque sobre las demás.
  • Debe de captar la esencia de la marca, es imprescindible conocer bien al público objetivo.
  • Debe de ser atractivo para el público objetivo. No es lo mismo diseñar para un público infantil que para un público de hombres de mediana edad.
  • Debe de ser reproducible a cualquier tamaño (estar vectorizado). Desde nuestras tarjetas de presentación, o el letrero de nuestro local. Si tu logotipo no está vectorizado, tendrás problemas si algún día quieres retocarlo, usarlo en una superficie grande, etc.
  • Ser adaptable a diferentes formatos: Debe de verse bien en todo tipo de tamaños, si lo usamos como marca de agua, con o sin fondo, en negativo, en blanco y negro.
  • Debe de ser atemporal: Aunque lo ideal es tener un logotipo que sea atemporal y sobreviva al devenir del tiempo, pequeños retoques y modernizaciones son una buena manera de mantenernos al día y proyectar una imagen dinámica.

¿Qué tienes que evitar?

  • Caer en modas o tendencias, será como poner una fecha de caducidad a tu logo.
  • Diseños caseros hechos con programas que no son para hacer diseños serios.
  • Logotipos comprados en bancos de imágenes, habrá miles de empresas con el mismo logo.
  • Usar una tipografía poco profesional, demasiado adornada o difícil de leer.
  • Diseñar el logotipo pensando en ti en vez de en tus clientes.
  • Elegir un logotipo recargado y lleno de detalles.
  • Escoger un logo que sólo funcione bien en color.
  • Copiar a tu competencia